Cada mañana la misma tediosa y aburrida historia… Te levantas con toda la motivación del mundo, preparado (y descansado) para una jornada más, te duchas, desayunas, abres el armario y… ¿hoy qué me pongo?

Curiosamente hay que decir que no eres el único que se enfrenta a este dilema matinal. Pero puede que seas de los que ya han dado un paso adelante y han hecho frente a esa cuestión que en realidad tiene muy fácil solución. Tan solo debes incorporar a tu rutina diaria (o semanal) estos sencillos pasos que te enumeramos en este artículo.

5 Tips para que vestirte sea lo más sencillo que hagas cada día

1- Deja todo preparado la noche anterior

Phil Cohen @thepacman82 Valentino And John Y Hoy Qué Me Pongo Tips Para Que Vestirte Sea Lo Más Sencillo Que Hagas Cada Día

Phil Cohen | @thepacman82

Sí, este consejo con el que tanto te daba la tabarra tu madre cuando eras un niño no era ninguna tontería, es realmente efectivo. Lo único que tienes que hacer es, momentos antes de irte a dormir, seleccionar el estilismo que llevarás el día siguiente y dejarlo todo a mano, de este modo, cuando estés listo para vestirte por la mañana, no tendrás que perder nada de tiempo y no caerás en errores de combinación tan comunes por no haber preparado todo de antemano.

Es una rutina muy sencilla, pero si te resulta complicado apartar unos minutos cada día para hacerlo, tal vez te resultará más práctico destinar un rato a la semana para dejar listos todos los looks que vas a necesitar durante toda esa semana. Tú decides qué opción te resulta más cómoda, pero hazlo, lo agradecerás.

2- Detox de armario (mantén tu armario organizado)

Pues sí, este punto es imprescindible tanto para facilitarte la tarea de escoger tus looks del día como para ahorrar tiempo y dinero en tus próximas adquisiciones. Cuando tienes el armario bien organizado, puedes ver todo lo que tienes de un solo vistazo (salvo lo que tengas doblado dentro de cajas o cajones pero que de igual modo, con solo abrirlos lo tienes todo a mano) y es muy (pero que muy) fácil decidir qué te vas a poner.

Para ello puedes dividir tu armario por secciones y categorías. Las que deben ir colgadas, agrupalas  por categorías: abrigos, trajes, chaquetas, cazadoras, camisas, etc. Las prendas que deben ir dobladas igual: sweaters, camisetas, pantalones, etc. Y dentro de las categorías puedes ordenar por colores: las más oscuras y pesadas a la izquierda y las más claras y ligeras a la derecha. No te preocupes, es muy sencillo, pero si te resulta complicado, sigue atento a nuestro blog porque vamos a publicar más recomendaciones sobre este apartado en concreto.

Cuando tienes el armario bien organizado, puedes ver todo lo que tienes de un solo vistazo. Clic para tuitear

3- Mantén tu colada al día

Algo bastante común entre los hombres es que se nos suele olvidar que hay que tener al día la cesta de la ropa usada. Trata de que no se te acumule demasiada ropa sucia, porque de lo contrario te verás sin las prendas que quieres usar en el momento en que quieres usarlas. Seguro que te resulta familiar la siguiente escena: Estás frente al armario después de haber montado tu combinación mentalmente mientras desayunabas, y de repente te ves buscando entre las diferentes prendas ese sweater que tienes pensado ponerte y… ¡Oh… ! ¡No aparece! No lo has tirado, pero tampoco te has acordado de lavarlo y lleva días en el fondo de la cesta de ropa usada… Esto no te sucederá cuando organices tus coladas y tengas tu ropa lista y preparada dentro del armario.

4- Dedica algo de tiempo a planchar tu ropa

Es cierto que últimamente lo de planchar parece que sea algo pasado de moda o innecesario, pero hay prendas que sí o sí necesitan ser planchadas después de lavarlas. Las tendencias actuales están más relacionadas con la moda que con el aspecto de la prenda en sí, y, si tu empleo no te exige llevar un look elegante o formal, puede que te decidas relajarte en este aspecto, pero si el puesto que ocupas requiere que vistas con camisa y corbata, no puedes permitirte salir de casa sin haber alisado las arrugas de tu ropa. No te engañes, una camisa bien planchada puede jugar muy a tu favor en cualquier situación.

Para que no te encuentres con una situación similar a la que mencionábamos en el anterior punto, dedica algo de tiempo cada semana para planchar aquellas prendas que sí o sí requieren pasar por la plancha.

No te engañes, una camisa bien planchada puede jugar muy a tu favor en cualquier situación. Clic para tuitear

5- No te olvides de los accesorios

Siempre lo decimos, los accesorios son parte imprescindible de tu armario. No decimos que tengas que ir como un florero recargado de todo tipo de complementos, pero sí que escojas los justos y necesarios para que tu combinación sea perfecta.

Para ello, un clásico que sigue funcionando: los zapatos deben combinar con el cinturón, tanto en tonalidad como en el tipo de material excepto en los casual looks o informales en los que puedas prescindir del cinturón.

Y otro clásico: es fundamental que tus accesorios estén en perfecto estado. Es común que demos menos atención al calzado o al resto de complementos, pero si te olvidas de mantenerlos limpios pueden deslucir el estilismo tan fantástico que te habías preparado.

Ya ves que tampoco se trata de dedicar demasiado tiempo, tan solo debes incluir estos pequeños pasos en tu día a día. Y, aunque a priori puede parecer que estás malgastando tiempo innecesario, muy pronto descubrirás que es justo al contrario, ahorrarás mucho tiempo que te permitirá llegar más relajado y comenzar tu jornada con una actitud mucho más preparada.

Suscríbete a nuestro Magazin y recibirás GRATIS tu GUÍA

¡¡Gracias!! No olvides confirmar el enlace que te hemos enviado y añadirnos a tus contactos de confianza.

Pin It on Pinterest

Shares